4 de diciembre de 2016

Primer año de gobierno: sin sorpresas, la revolución macrista va viento en popa.

A un año del triunfo de Cambiemos en las presidenciales de 2015 y casi uno de gobierno macrista, algunos argentinos se vieron sorprendidos con las medidas tomadas por el Poder Ejecutivo o con los resultados de las mismas (entre ellos, muchos de sus votantes), y a muchos más les llamó la atención la velocidad en que el macrismo las implementó (entre los que se encuentra este humilde servidor público). Los sorprendidos fueron víctimas del conveniente y oportuno camuflaje de su discurso conservador y neoliberal luego del triunfo del PRO en la segunda vuelta en el distrito de la capital de Argentina, por escaso margen, que colocó a su candidato, Rodriguez Larreta, en el gobierno de la ciudad. A partir de ese momento, el macrismo abandonó su oposición frontal al kirchnerismo y prometió mantener y mejorar todo lo que estaba bien y corregir todo lo que estaba mal. Sin embargo, luego de tan solo un año en el gobierno, Cambiemos empeoró lo que estaba mal y abolió o arruinó lo que estaba bien durante los gobiernos kirchneristas.
Las medidas tomadas por el presidente Macri no nos sorprendió a nosotros ni a algunos periodistas o humildes blogueros, ya que habíamos advertido el año anterior a quien quisiera escucharnos/leernos sobre el modelo o proyecto de país que Macri y sus socios políticos en Cambiemos se aprestarían a instalar en Argentina en caso de ganar las elecciones. Desafortunadamente, estábamos en lo cierto.
Un breve análisis luego de un año de gobierno de Cambiemos nos muestra que el macrismo ha obtenido una gran parte de los objetivos que se había impuesto, no los que expresó en la campaña, por supuesto. Pero no es tiempo de reproches o autobombo, sino de advertir que lo que sucedió con el país no era imprevisible ni inevitable. Y que lo mismo o algo peor puede pasar a partir de 2017 si las urnas ratifican este rumbo y Cambiemos obtiene mayoría en Diputados.
Pero para probar que lo que decimos es así, repasaremos aquí algunas de las advertencias que desde Basurero Nacional hicimos antes de las elecciones con la intención de evitar la debacle que se venía si Macri arribaba a la presidencia... cosa que efectivamente sucedió.
Pero basta ya de prolegómenos y vayamos a repasar brevemente lo que algunos decíamos antes de las elecciones sobre una probable presidencia macrista para ver si se cumplió o no. Por ejemplo, dijimos entonces, basados en la palabra de quienes saben más que nosotros, por supuesto, que:

Las razones por las cuales cada ciudadano escoge su candidato son muy variadas, y nada modifica este análisis. No obstante, si lo que el votante quiere es un cambio en el estilo de gobierno, en la orientación política del país o en su rumbo económico para los próximos cuatro años, indudablemente es el macrismo el indicado para hacerlo. Su proyecto de país es verdaderamente opuesto al actual. Pero es conveniente aclarar en qué se opone, y cuál es ese proyecto de país, a qué apunta ese modelo económico, qué intereses y sectores de la economía prioriza, para elegir sobre datos seguros y no sobre supuestos o eslóganes difusos. Nunca estuvieron tan claras como en estos comicios las diferencias políticas y económicas entre los dos proyectos en juego en una elección nacional.


Adelantábamos que habría una brusca devaluación del peso y un fuerte aumento de las tarifas de los servicios públicos:

El índice de inflación, a su vez, pegará un salto cuando se corte la soga del ancla de los subsidios. Si al mismo tiempo se produce una devaluación, como anticipan con énfasis los mercados financieros desde las elecciones del domingo, la puja distributiva será intensa y los riesgos de derrumbe de la capacidad de compra de devaluación y quita de subsidios provocarán una transferencia de dinero contante y sonante de sectores populares a prestadores de servicios públicos y exportadores.


Anticipábamos, además, que su política sobre la deuda externa y los fondos buitre sería la siguiente:

Macri es afín a volver a negociar créditos con el FMI, a endeudarse para financiar los desequilibrios fiscales y financieros, al igual que su equipo de economistas. Y lo mismo hizo en su gobierno en la ciudad: en 2007 la deuda externa de Buenos Arres era el 1,4% del producto bruto de la ciudad. Hoy es del 8,6%, es decir que, contrariamente al kirchnerismo que lo disminuyó notablemente, Macri sextuplicó la deuda externa de la ciudad, y en dólares. Si un gobierno macrista devalúa el peso de golpe en un 50%,  entonces el próximo gobierno de Rodriguez Larreta y los porteños verán aumentada en ese mismo 50% su deuda externa.

Éste es el plan de Macri para cerrar un acuerdo con los buitres.
Los hombres que aconsejan al candidato presidencial hablan de que intentarán cerrar un acuerdo antes que termine el año. Según la visión de los especialistas en finanzas internacionales que acompañan a Mauricio Macri, la mayoría adelantados el jueves por el diario Ámbito Financiero, el principal problema que tendría Cambiemos para encauzar su idea de volver a los mercados mundiales y "racionalizar" la política cambiaria y fiscal (vía un incremento de las reservas y la colocación de deuda voluntaria) se solucionaría a través de una estrategia en varios frentes.
Inmediatamente después, la Argentina se mostraría ante Griesa dispuesta a reabrir formalmente las negociaciones de manera inmediata, pero solicitaría como condición y mensaje de "buena fe" de los acreedores y del juez la aplicación del "stay".
Luego de repasar estas medidas que proyecta el macrismo, se comprende por qué ese plan  económico es tan elogiado por Domingo Cavallo (como hemos probado aquí). En realidad, parece haber sido diseñado por él mismo. Incluso, el programa de gobierno macrista no sólo es similar al del gobierno Menem-Cavallo sino que también al de la última dictadura de Videla-Martinez de Hoz. 


Además, a días de la segunda vuelta electoral entre Macri y Scioli, en otra nota brindamos 10 razones para votar a cada uno de los candidatos. Vemos un resumen de ellas:


10 razones para votar a Macri y 10 razones para votar a Scioli.


1) El macrismo va a liberar el dólar para que el precio lo fije el mercado, y dejar que cualquier persona o empresa compre la cantidad que quiera. Aunque haya que devaluar un 40 ó 50% o más, como dicen sus economistas.
2) El macrismo va a atraer capitales contrayendo deuda con la banca internacional y el FMI (aceptando sus típicas recetas económicas) para pagar las cuotas de la deuda externa actual, financiar los problemas fiscales del estado y costear la compra de dólares que haga la población y las empresas.
3) El macrismo va a pagarle a los Fondos Buitre lo que dictaminó el juez Griesa, para lo que contraeremos deudas con la banca internacional o el FMI.
5) El macrismo va a quitar los subsidios al gas, la luz, el agua y el transporte, para achicar los gastos del estado, porque ya no se puede subsidiar el consumo y todos debemos pagar el precio total de lo que consumimos.
6) El macrismo va a liberar los precios de las mercaderías y los servicios, anulando los Precios Cuidados y cualquier otro tipo de control de precios, para que los fije el mercado o las empresas de acuerdo a sus intereses.
7) El macrismo va a contener los aumentos salariales (congelando las paritarias) y de los haberes jubilatorios, más un probable aumento de la edad jubilatoria y privatización de la administración de los fondos jubilatorios, para que cierren los números del estado achicando el gasto público, y para enfriar la economía reduciendo el consumo interno para combatir la inflación que genere la brusca devaluación que se produzca.
8) El macrismo va a ajustar los gastos del estado en ciencia y tecnología, y emprendimientos como Tecnópolis, centros culturales y demás gastos superfluos; para achicar el gasto público que se utiliza en subvenciones para la ciencia y la cultura, como la construcción de satélites, radares o en la promoción de  investigadores o universidades públicas creadas por todas partes, algo que se dejará en manos de la iniciativa privada.
9) El macrismo va a entregar a manos privadas el manejo de Fútbol para Todos, Aerolíneas Argentinas, los fondos de las jubilaciones, etc.


Y, una vez que Macri estaba en la Casa Rosada, el 1° de julio caracterizamos a su gobierno como una revolución conservadora, asemejándolo a los de Ronald Reagan y Margaret Thatcher. No sólo ejemplificamos esa revolución macrista sino que la poníamos como ejemplo a seguir para la izquierda nacional. Veamos lo que dijimos entonces:



Quienes no votaron a Mauricio Macri imaginaban o sospechaban cuáles serían las medidas políticas y económicas que tomaría, pero lo que no imaginaban es la velocidad en que lo haría, ya sea porque no contaba con las mayorías en ambas cámaras o porque la sociedad las resistiría en alguna medida. Sin embargo, aún antes de asumir, cuando apeló a la complicidad de algunos jueces para forzar la salida de la presidenta doce horas antes para que no se produzca la transmisión del mando, Macri le imprimió a su gobierno un ritmo acelerado imprevisto, con el propósito de aprovechar los primeros días para tomar las medidas más profundas antes de que la sociedad y la oposición política puedan reaccionar. Es así cómo el macrismo logró objetivos impensados por la mayoría de la población. Los cambios estructurales que puso en funcionamiento en la sociedad en tan poco tiempo pueden ser catalogados como una verdadera revolución, tomando como definición de revolución como un cambio brusco o radical en el ámbito político, social o económico de una sociedad. Y si analizamos las medidas tomadas por el gobierno en estos pocos meses veremos que, independientemente de los resultados finales en la población, la elección de ese concepto no es descabellado. Repasemos, entonces, esas medidas.
Las estimaciones del propio gobierno señalan que, si todo va sobre ruedas, este año tendremos una inflación de 42% y llegaremos al 2017 con una tasa de alrededor del 25%. A nadie se le escapa que esa ansiada tasa de inflación era la que tuvo el último año de gobierno kirchnerista, y que el macrismo denostaba por considerarla demasiado elevada y perjudicial para la economía nacional. Es decir que el macrismo logrará en dos años de una administración “seria, ordenada y con clima de negocios” que el país tenga la misma inflación que la “dispendiadora, desordenada y espantadora del clima de negocios” administración kirchnerista. Pero el país ya no será el mismo.



Como señala Roberto Caballero: “En apenas seis meses de gobierno macrista el endeudamiento de la Argentina creció un 11%, la proyección oficial de inflación es del 42% para el año y no el 25 que prometían, ya se perdieron 250 mil puestos de trabajo y la incertidumbre sobre el futuro domina los hogares del país, azotados a su vez por un inclemente tarifazo en los servicios públicos que modifica negativamente el mapa de gastos y expectativas de todas las familias. La situación económica es mala, en progresión agravada, y nada indica que vaya a mejorar, porque todos saben que si la inflación baja en algún momento será producto de una recesión profunda y las consecuencias para el aparato productivo, en términos de empleo y consumo, serán mucho peores que las actuales. (…) El objetivo es esterilizar políticamente, aislar un proyecto que triplicó favorablemente la distribución del ingreso entre los deciles más bajos de la pirámide social al tiempo que produjo una resignación de privilegios inédita contra el 10% más rico del país, de las mayorías que lo hicieron electoralmente posible”.



A su vez, Horacio Verbitsky subraya el “grado de audacia que contribuye a entender el estado de parálisis que aqueja a la oposición ante su carrera arrolladora.
El endeudamiento externo contraído entre la Nación y las provincias por más de 30.000 millones de dólares tendrá consecuencias desastrosas en el futuro, pero por el momento ha permitido financiar en un trimestre la fuga de 4.000 millones que el Banco Central contabiliza como formación de activos externos, suprimir cualquier restricción al ingreso y egreso de divisas, transferir utilidades de empresas trasnacionales a sus sedes y proporcionar atractivos negocios financieros con el clásico subibaja del tipo de cambio y la tasa de interés. 

La reforma impositiva transfirió miles de millones de dólares de muchas a pocas manos, ya que dentro de un esquema ortodoxo en el que el déficit fiscal y su monetización son considerados como la causa única de la inflación, la merma de lo detraído al comercio exterior de cereales debe compensarse con la reducción en otros rubros, como la planta de trabajadores estatales y los subsidios al transporte y a las distintas formas de energía, que benefician a los más vulnerables y a las pequeñas y medianas empresas. 


También el sociólogo Artemio López acerca más cifras sobre esta revolución conservadora y sus “logros”:

Caída de 2 puntos del PBI, inflación por sobre el 43%, salarios convencionales pactados a la baja en torno al 30% anual y 250 mil nuevos desempleados con un aumento inédito de la pobreza, que sumó 1,7 millones de nuevos pobres sólo en el Gran Buenos Aires, pasando del 22% en diciembre al 35,5% en abril de 2016.
Según la actualización de abril del relevamiento de pobreza del Instituto Germani de la UBA, oportunamente publicado en PERFIL, si se toma como población de referencia el GBA (Conurbano más CABA), en valores cercanos a 12,8 millones de personas, entre diciembre y finales de abril las personas en situación de pobreza pasaron de 2.816.000 a 4.544.000. Y las que viven en la indigencia aumentaron de 752 mil personas a 985.600, un crecimiento sin antecedentes en sólo seis meses para ambas carencias.

En paralelo a este deterioro de indicadores sociales, la valorización financiera marca la etapa con gran intensidad y el endeudamiento ya supera los 23 mil millones de dólares. Deuda improductiva, contraída para pagar deuda o gastos corrientes tras el notable impacto del vergonzoso pago a los buitres y el desfinanciamiento estatal que produjo la actual gestión neoliberal con su política de Hood Robin: darles a los ricos –quita o reducción de impuestos y retenciones, quita o reducción de las restricciones a la compra y fuga de dólares– para sacarles a los pobres –actualizaciones de asignación universal, jubilaciones, pensiones a la mitad de la inflación, despidos masivos, tasas por la nubes, para imposibilitar el acceso al crédito–.


Parte de la estrategia utilizada por el establishment en sociedad con el gobierno, que es a su vez parte del mismo (su mano política más eficaz en esta revolución conservadora), es la demolición, deslegitimación del movimiento popular que gobernó el país en estos últimos doce años, recurriendo principalmente al argumento de la corrupción. Sobre esto tema dice Caballero:

Frente a esto, el nuevo gobierno ofrece cotidianamente un capítulo nuevo de la novela de criminalización de funcionarios de la anterior administración que distrae de los problemas centrales y sus responsables, y hace foco en los asuntos accesorios, aunque no por eso menos llamativos.
Hacen fila en los canales de TV los panelistas para sostener el nuevo relato, que asocia maliciosamente 12 años de políticas inclusivas y desafiantes del orden conservador con la venalidad y la corrupción administrativa generalizada, donde no habría nada positivo para rescatar y todo pasa a la condición de desechable por ominoso.

Para los dueños del poder y del dinero, la satanización y criminalización del kirchnerismo es un asunto estratégico. El objetivo es esterilizar políticamente, aislar un proyecto.


Y Verbitsky señala sobre el mismo recurso:

La demolición del anterior gobierno avanza sin obstáculos, para satisfacción del actual. Hasta ahora nadie se pregunta si en algún momento esa maquinaria no se volverá también contra su instigador y contra el sistema político en su conjunto, como ya ocurrió en Brasil. Tiempo al tiempo.


Este sistema de legitimación del ajuste revolucionario macrista apelando a la desligitimación sistemática de la única fuerza política que puede obstruir sus medidas, ya lo hemos catalogado en notas anteriores, como La construcción de la “Tercera Tiranía”. Pero esta especie de “limpieza étnica” de la política a la manera de un fanatismo religioso, de parte de supuestos miembros impolutos de una élite superior de la sociedad, expertos en cada una de las ramas del gobierno (“el mejor equipo de los últimos cincuenta años”, como anunció el propio Macri), además de descabellada e increíble es falsa. Todos y cada uno de los funcionarios macristas tienen un pasado conocido, y que dista de ser impoluto y bendecido con el agua bendita de la honestidad.

El panorama actual, a horas de llegar al “segundo semestre” salvador prometido por el macrismo en las primeras semanas de gobierno es, a nuestro humilde entender, desolador. La revolución macrista, similar a la menemista, aunque mucho más eficaz en lograr sus objetivos económicos en el corto plazo y en minoría en ambas cámaras, conduce al país rumbo hacia una sociedad más desigual, más injusta, con menos industria, con un modelo agroexportador similar al de la Argentina conservadora de princípios de siglo XX; es decir, no sólo pre-peronista sino pre-yrigoyenista, cuando la población era mucho menor y había una tasa de desocupación y pobreza mucho mayores.


Y días después, el 13 de julio, planteábamos sobre el mismo tema:


Una revolución no le pide permiso al status quo para modificarlo, actúa con todos los medios a su alcance. No pinta con el delgado pincel de fileteador porteño sino con una brocha gorda, ya habrá tiempo de corregir los errores. Sintoniza a grosso modo otro canal para después apelar a la sintonía fina. Un régimen  revolucionario no tiene pruritos para forzar las instituciones, porque viene a cambiarlas de raíz, al menos hasta donde la burocracia estatal se lo permita. No tiene delicadeza para presionar a los factores de poder, institucionales o económicos, para doblegar su voluntad, ya que una revolución viene para cambiar esos mismos agentes sociales. Precisamente, esto es lo que hizo y seguirá haciendo el macrismo, porque es un gobierno revolucionario, como señalamos en nuestra nota anterior, La revolución macrista.
Los límites al accionar de un gobierno revolucionario son los que le impongan esos factores que vino a cambiar, mediante los controles constitucionales o institucionales que la sociedad política tiene (que dependen de la burocracia estatal) o por medio de la resistencia de la sociedad misma, ejercida por la “opinión pública” o la movilización popular. Es decir que la dinámica revolucionaria no se adecua a la teorización abstracta o moralista de los análisis o debates de “expertos” o periodistas, ni a los optimistas deseos de legalismos principistas: una revolución arrasa con los posibilismos y voluntarismos que se le enfrentan. Encara, derrumba, demuele todo lo posible y construye su proyecto sobre los escombros resultantes de la sociedad en la que actúa. Al mismo tiempo escribe el relato que le da sentido, que la explica y enmarca. Y todo esto al mismo tiempo, porque el tiempo de la revolución es siempre corto, su futuro es el presente: debe pegar primero, sorprender y dañar enseguida para lograr los primeros rounds que le den fuerza y sentido. Su accionar es vertiginoso en esencia, de lo contrario se detendría y podría ser vencida; y no siempre coincide con los objetivos fijados antes de asumir el poder, al menos en sus detalles. Y eso es lo que sucede con la revolución macrista, la revolución de la derecha conservadora del siglo XXI en Argentina.

La izquierda nacional (por caso, el kirchnerismo, el primer alfonsinismo), al contrario de la derecha nacional (por caso, el macrismo, el menemismo), siente pruritos al momento de actuar y frente a los métodos a utilizar en caso de llegar al gobierno. La izquierda nacional no se propone como un movimiento revolucionario, respeta mucho los legalismos y tiene resquemores al acometer contra las instituciones, respeta por demás el qué dirán los editoriales y los analistas políticos más “reconocidos” por el establishment, hasta quedar presa de ellos muchas veces. Tiene pudor por sus propios métodos históricos para disciplinar a los factores de poder que se le enfrentan, temor, o al menos un respeto excesivo al poder de los medios hegemónicos, a la opinión publicada (que a su vez trabaja sobre la “opinión pública” de la sociedad) como para apelar a medidas drásticas que afecten los intereses del establishment.
Frente a estas debilidades tácticas de la izquierda nacional, la derecha nacional es mucho menos quisquillosa, menos legalista, menos republicana, como lo demuestra no sólo la historia política nacional sino el presente gobierno. Actúa generalmente con acciones de facto, pega primero y negocia después. Por ejemplo, el macrismo no tiene empacho en cooptar diputados y senadores del anterior gobierno mediante carpetazos, dádivas o promesas, en presionar jueces o fiscales mientras los medios hegemónicos le hacen la tarea sucia de denunciar, inventar o agrandar casos de corrupción del gobierno anterior para ocultar sus pecados. La derecha apela siempre al “haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”, y sus intereses están siempre por encima de los intereses o derechos de las mayorías; y para ella el fin siempre justificó los medios.

Las estimaciones del propio gobierno señalan que, si todo va sobre ruedas, este año tendremos una inflación superior al 40% y una caída del PBI de un par de puntos y llegaremos al 2017 con una tasa de alrededor del 25% y con un leve crecimiento de la economía. Es decir que el macrismo logrará, en la hipótesis más optimista, que a fines del segundo año de su administración lograr una tasa de inflación similar a la del denostado kirchnerismo y un crecimiento del PBI similar a los 2,4 puntos que el INDEC macrista le reconoce al tándem Cristina/Kicillof. Pero el país ya no será el mismo, y se habrá producido una enorme transferencia de ingresos desde las clases subalternas hacia la clase alta, la clase empresarial.
Clase que sembró los diversos ministerios de este “gobierno empresarial” (de empresarios y para los empresarios) con sus mejores representantes para, en el corto plazo, cosechar los frutos como estamos viendo desde el diez de diciembre.


El gobierno de Macri habrá cambiado la estructura de distribución de la riqueza, el modelo económico y el proyecto de país de forma revolucionaria. Como hemos dicho antes, como ni en 2014 ni en 2015 se produjo la crisis que tanto presagió la derecha argentina a través de sus voceros, y que necesitaba el modelo económico que enarbolaba para ejecutar la política de shock neoliberal, de ajuste salvaje similar al de la década de los noventa, el gobierno macrista la produjo en 2016 para así “menemizar” al país en 2017. Así, este verdadero macri-menemismo mediante decretos, leyes y medidas ejecutivas desmanteló en pocos meses organismos y desbarató logros que al gobierno anterior le tomaron doce años cimentar. Y todo esto en menos de un año. Pero lo que se atisba en el horizonte de este gobierno de la derecha conservadora (como de cualquier gobierno de este tipo) es más desolador todavía, tanto por el poderoso relato que se está construyendo desde el poder, desde el “círculo rojo” aliado con el gobierno, como por el escaso tiempo que le llevó al macrismo lograr lo que logró. En forma revolucionaria, desprolija, produjo un megatarifazo en los servicios públicos con la excusa de quitar los subsidios y reducir el déficit fiscal, primero, de mejorar las arcas de las empresas proveedoras, luego, cuando no alcanzó la primera explicación, y finalmente con la excusa del ahorro de energía con propósitos ecológicos. De esta manera, el esfuerzo recae sobre los usuarios, la parte más delgada del hilo de la relación en lugar de exigir esfuerzo o inversiones a las empresas o el estado. Nuevamente debemos citar el fino pincel del fileteador porteño y la brocha gorda. Por eso este es un gobierno revolucionario. Pero como cualquier revolución gestada en una sociedad democrática y con libertad, debe contar con la aceptación del pueblo, al menos de la mayor parte de él. A siete meses de haber asumido, el gobierno cuenta aún con esa mayoría, y con la casi unanimidad de la “opinión pública” (la opinión publicada), a pesar de que los efectos devastadores de sus políticas ya pueden verse claramente. El macrismo cuenta, además, con el poder de las pautas publicitarias de los tres estados más ricos del país: la del estado nacional, la de la provincia de Buenos Aires y la de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Y dirige las fuerzas de seguridad o militares de esos mismos estados, además de la ex SIDE.
Aún antes del diez de diciembre comenzó su revolución cultural, su cambio de paradigma, cuyos ejemplos más evidentes fueron los desfiles militares para festejar el bicentenario del nueve de julio y el cambio de alianzas internacionales sometiendo la soberanía decisoria nacional a los gustos de las potencias, principalmente los Estados Unidos. Esos hechos trasuntan la ideología conservadora que tiñe todos los estratos del gobierno y sus voceros, quienes a su vez tratan de difundir la creencia caprichosa de que un empleado medio con un sueldo medio no tiene derecho a tener un auto, un moderno televisor de LEDs, usar aire acondicionado o calefacción, mantener un celular por miembro de la familia y gozar de vacaciones en el exterior, porque eso no es normal, sólo pueden hacerlos los miembros de las clases más acomodadas. Esa visión clasista de la sociedad, típica de partido conservador, busca justificación en una economía “seria”, “racional”, respetuosa del libre mercado y del “clima de negocios”, que no fue, precisamente, la que rigió en los últimos años, la que a su vez trata de demonizar sistemáticamente.



Finalmente, repasando lo que dijimos entonces queda claro que lo sucedido en este año de gobierno de Cambiemos no es sorpresivo; al menos para quienes estaban advertidos de lo que pensaban realmente los miembros de Cambiemos, no lo que esbozaban con medias tintas en la campaña presidencial, para consumo de la mayoría de votantes menos interesados en la política y en los políticos. Una excelente campaña de lavado de ideología diseñada por el grupo de marketing político de Cambiemos dotó al macrismo de una pátina de cualunquismo proselitista, bañado con eslóganes y discurso polisémicos, mezcla de relato new age y de autoayuda con el que convencieron a muchos de sus posibles votantes, los necesarios para derrotar en las elecciones al kirchnerismo,
Sin embargo, gobernar es otra cosa, por supuesto, pero también lo son los medios efectivos para imponer las medidas de gobierno (y principalmente los efectos) no anunciadas. Pero este es otro debate, el que dejamos para más adelante. Una cosa es si el macrismo alcanzó o no sus objetivos originales y otra muy distinta si sus votantes votaron ese programa o si los resultados del mismo benefician a las grandes mayorías. Por eso, hasta este momento podemos afirmar, analizando los logros de su programa de gobierno conservador y neoliberal, que, como dice el título de esta entrada, luego de este primer año de gobierno de Cambiemos, la revolución macrista va viento en popa.


Los textos fueron extractados algunas de las siguientes notas de Basurero Nacional:

Macrieconomía. El plan económico del macrismo.

10 razones para votar a Macri y 10 razones para votar a Scioli.

¿Sucia campaña del miedo? Macri recibe el apoyo de Cavallo por su política económica.

Cambiemos. Ya llega el "Mauricio's Fantasy World".

El macrismo asegura que devaluar un 50 ó 60% no producirá inflación y deterioro del salario. ¿Es creible?

"Que 20 años no es nada...", 1995-2015: libertad de mercado vs estado de bienestar.

Cuando los macristas vinieron...

La revolución macrista.

La revolución macrista, una lección para la izquierda nacional.



14 de noviembre de 2016

¿Xenofobia o ignorancia? ¿Qué pasaría sin no hubiera inmigrantes en Argentina?

Vergonzosa y falaz tapa de una revista de Hadad del 2000
Ante los primeros problemas de empleo que surgieron en Argentina en 2016 resurgieron las explicaciones simplistas sobre las causas de los problemas actuales: la culpa es de la inmigración...
Para clarificar el tema, este humilde servidor público acerca algunas observaciones realizadas por investigaciones serias sobre la inmigración en Argentina; la de hoy y la de antes...
Empecemos reproduciendo algunos de los prejuicios o afirmaciones sin pruebas que se hicieron últimamente por estos pagos:











Pichetto: los datos contradicen sus dichos sobre los inmigrantes.
“El problema es que nosotros siempre funcionamos como ajuste social de Bolivia, y ajuste delictivo de Perú”, dijo el senador Miguel Ángel Pichetto (FPV) al hablar sobre la situación de los extranjeros en la Argentina. Luego se refirió, en particular, al sistema de Salud, y señaló: “Hablando con un médico del Hospital Rivadavia me dijo que todo el mes de noviembre estaba ocupado por ciudadanos que vienen del Paraguay a operarse e intervenirse en distinto tipos de operaciones y no hay ningún tipo de reciprocidad”.


Veamos ahora lo que dicen los fríos números sobre estos temas:

Los datos del Ministerio de Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sin embargo, muestran que no hay una gran cantidad de extranjeros que se internan en los hospitales porteños. De acuerdo con los datos de 2012, los últimos publicados, la cantidad de personas residentes en otro país que fueron internadas representaron menos del 0,1% del total de las internaciones (se trató de 72 casos).
En cuanto a extranjeros que son residentes en el país, los resultados de la Encuesta de Protección y Seguridad Social (Enapross), publicados en un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), muestran que entre quienes fueron a los hospitales públicos o a los Centros de Atención Primaria durante el último año, sólo el 4% eran migrantes sudamericanos. De acuerdo con este estudio, esto corrobora “el bajo impacto de demanda de atención de la salud de las y los migrantes sudamericanos en los hospitales públicos localizados en el área de los 24 Partidos del Gran Buenos Aires”.


¿Y que pasa con los alumnos nacidos en el extranjero en relación con los nativos? Veamos los datos sobre este tema:




Pero además ¿hay más inmigrantes hoy que antes? ¿Hubo una inmigración descontrolada en los últimos años? Veamos lo que dicen los datos de los censos:



Como vemos, la opinión más común de la clase media y alta argentinas demuestra ser sólo un prejuicio. La inmigración de principios de este siglo es insignificante, más aún si se la compara con la de principios del siglo anterior, cuando, paradójicamente, ¡los inmigrantes eran los padres o abuelos de quienes hoy ostentan ese prejuicio...!


Residencias de los inmigrantes de principios del siglo XX




Residencias de los inmigrantes de principios del siglo XXI





Y además podemos preguntarnos: ¿la inmigración regional produce desempleo en Argentina? Vemos lo que dicen los datos:



Es decir que el desempleo lo sufren de la misma manera los inmigrantes y los nativos de Argentina. Más aún, ese prejuicio se destruye fácilmente si vemos que durante los últimos 10 años el desempleo fue bajando ininterrumpidamente desde un 25% hasta menos del 6%, mientras que la tasa de inmigración fue la misma que la de hoy.

Más datos aquí y aquí.




Por si esto no es suficiente para demostrar la falacia de las afirmaciones de la xenofobia local, preguntémonos qué pasaría sin no hubiera inmigrantes la Argentina de hoy. Vemos qué nos responde esta investigación sobre el tema:


EXTRANJEROS EN ARGENTINA
Los inmigrantes aportan entre 1000 y 1500 millones de dólares anuales al IVA
Mientras se multiplican las expresiones xenófobas con argumentos infundados, un estudio revela los aportes de la población migrante a la economía nacional, así como el reducido impacto en los servicios públicos de educación y salud. 
En medio de la polémica que desataron las declaraciones xenófobas del senador Miguel Ángel Pichetto y en el marco de un cambio de paradigma en las políticas migratorias del Gobierno, los números desmienten las versiones que apuntan al “gasto” que genera la población extranjera en el país, así como a su impacto sobre los servicios de salud y educación. Uno de los datos más contundentes es el del aporte de los migrantes residentes en Argentina al Impuesto al Valor Agregado (IVA): entre 1000 y 1500 millones de dólares por año.
La información se desprende del libro Impacto de las migraciones actuales en la estructura económica y sociocultural de la Argentina, compilado por Lelio Mármora y publicado el año pasado por la Editorial de la Universidad Nacional de Tres de Febrero.
De acuerdo a esta investigación, la participación de los trabajadores inmigrantes en la generación de riqueza en Argentina oscila, según los años en el período 2007-2011, entre unos 3900 y 5000 millones de dólares. “Resulta interesante aplicar estos valores a un cálculo estimativo sobre cuál es la contribución de los inmigrantes a los recursos con los que cuenta el Estado para realizar sus gastos que, entre otras cosas, proveen servicios esenciales a la población en general –se plantea en el libro- Esta cuenta estimativa cobra relevancia en el sentido de no visualizar a los inmigrantes sólo como sujetos pasivos de consumo de los servicios públicos, sino también como agentes de recaudación de impuestos para financiar dichos consumos”.


EDUCACIÓN Y SALUD
Por lo general, los prejuicios y manifestaciones xenófobas como las que se difundieron en los últimos días apuntan no sólo al factor económico y a los empleos que ocupan a la población migrante, sino también al “gasto” que representan para el Estado argentino por acceder a los servicios de educación y salud públicas. En este plano, también, los datos desmienten a quienes sostienen la lógica Pichetto.

En base a datos poblacionales del último censo –de 2010- el trabajo de investigación de la Universidad de Tres de Febrero plantea que para ese año los alumnos extranjeros en los niveles inicial, primario y secundario de la educación común y de adultos representaban solo el 1.4% del total de los alumnos. “Es decir que de cada 200 estudiantes tres habían nacido en el extranjero. Estos valores están lejos de constituir una demanda cuantitativamente significativa para el sistema educativo de estas modalidades”.
En el apartado “El impacto de los alumnos extranjeros en el sistema educativo argentino”, la autora, Silvia Lépore, advierte que “al contrario de los preconceptos que suelen cobrar vigor en la opinión pública, 
“Esto último significa que sólo representan el 1.9% del total de niños en esas edades escolares. Estos datos reafirman que la presión potencial sobre el sistema educativo es muy poco significativa”.

En materia de salud, los resultados generales señalan que la presencia extranjera entre los pacientes de los hospitales públicos de los partidos del Gran Buenos Aires es “moderada, oscilando entre un 10 y un 16% de la demanda espontánea. Esta porción se reduce aún más en la atención de alta complejidad, llegando casi a desaparecer en algunas áreas, como el servicio de hemodiálisis.



Como vemos, las afirmaciones y argumentos habituales tanto en las mesas de discusiones de la gente de a pie como -peor aún- en los debates televisivos y editoriales de los diarios y revistas resultan ser inconsistentes, faltos de pruebas o simplemente falaces. Por eso, Basurero Nacional reproduce una nota propia de 2010 cuando fue la última vez que el establishment propuso este debate, de boca de, en ese entonces, Mauricio Macri. Veamos lo que decíamos entonces:


¿Qué pretenden estos inmigrantes insaciables?

Viendo los sucesos ocurridos en estos últimos días de 2010, un ciudadano nativo argentino se podría preguntar:

¿Qué pretenden estos inmigrantes insaciables? ¿Por qué tenemos que hacernos cargo de los problemas de su país de orígen? ¡Que se vuelvan a su país! Porque ellos vienen a tener hijos acá porque en su país hay miseria, usan nuestros hospitales y nuestras escuelas, no hablan bien el castellano, vienen a matarse el hambre acá, son delincuentes y narcos, viven en las villas miserias, son sucios, negros, son inmigración de baja calidad. ¿Qué tenemos en común con ellos? Nosotros somos trabajadores argentinos nacidos acá y tenemos derecho a vivir aquí, ellos no porque son extranjeros. ¡Que se vayan estos verduleros y albañiles bolivianos, peruanos y paraguayos, esos negros africanos que venden biyutería barata en la calle, esos morochos que coparon el Once con sus puestos!


Viendo los sucesos ocurridos en los años ’40 y ‘50, un ciudadano nativo argentino se podría preguntar:

¿Qué pretenden estos inmigrantes insaciables? ¿Por qué tenemos que hacernos cargo de los problemas de su país de orígen? ¡Que se vuelvan a su país! Porque ellos vienen a tener hijos acá porque en su país hay miseria, usan nuestros hospitales y nuestras escuelas, no hablan bien el castellano, vienen a matarse el hambre acá, son delincuentes nazis o fascistas, viven en hoteluchos y pensiones de mala muerte, son judíos sucios sobrevivientes de los campos de concentración o eslavos que escaparon de la guerra mundial, son inmigración de baja calidad. ¿Qué tenemos en común con ellos? Nosotros somos trabajadores argentinos nacidos acá y tenemos derecho a vivir aquí, ellos no porque son extranjeros, que se queden en los escombros de su país y lo arreglen porque la guerra la empezaron ellos, que se hagan cargo de las consecuencias y no vengan acá a disfrutar de nuestro país que no tuvo nada que ver. ¡Que se vayan estos italianos fascistas, estos alemanes nazis, estos croatas, polacos y japoneses, que los mantengan los de las Naciones Unidas!



Viendo los sucesos ocurridos en los años ’20 y ‘30, un ciudadano nativo argentino se podría preguntar:

¿Qué pretenden estos inmigrantes insaciables? ¿Por qué tenemos que hacernos cargo de los problemas de su país de orígen? ¡Que se vuelvan a su país! Porque ellos vienen a tener hijos acá porque en su país hay miseria, usan nuestros hospitales y nuestras escuelas, no hablan bien el castellano, vienen a matarse el hambre acá, son delincuentes y anarquistas, viven en conventillos de mala muerte, son sucios, son inmigración de baja calidad. ¿Qué tenemos en común con ellos? Nosotros somos trabajadores argentinos nacidos acá y tenemos derecho a vivir aquí, ellos no porque son extranjeros. ¡Que se vayan estos tanos patasucias verduleros y albañiles, gallegos brutos y republicanos, comunistas o anarquistas, polacos y rusos judíos sucios que huyen del Zar y que coparon el Once con sus puestos, esos turcos nómades que venden por la calle y esos gitanos sucios que duermen en el suelo y roban anillos en la calle y secuestran chicos.


Viendo los sucesos ocurridos en las últimas décadas del siglo XIX, un ciudadano nativo argentino se podría preguntar:

¿Qué pretenden estos inmigrantes insaciables? ¿Por qué tenemos que hacernos cargo de los problemas de su país de orígen? ¡Que se vuelvan a su país! Porque ellos vienen a tener hijos acá porque en su país hay miseria, usan nuestros hospitales y nuestras escuelas, no hablan bien el castellano, vienen a matarse el hambre acá, son delincuentes, son inmigración de baja calidad. ¿Qué tenemos en común con ellos? Nosotros somos trabajadores argentinos nacidos acá y tenemos derecho a vivir aquí, ellos no porque son extranjeros. ¡Que se vayan estos turcos vendedores trashumantes que estafan a nuestros gauchos, estos gallegos brutos, estos galeses que coparon la patagonia fundando sus propios pueblos, con sus propias banderas y que no hablan castellano, estos ingleses comerciantes y terratenientes que se quedaron con nuestros campos y nuestros ferrocarriles y tranvías.


Viendo los sucesos ocurridos en los últimos cuatro siglos, un nativo americano se podría preguntar:

¿Qué pretenden estos inmigrantes insaciables? ¿Por qué tenemos que hacernos cargo de los problemas de su país de orígen? ¡Que se vuelvan a su país! Porque ellos vienen a tener hijos acá porque en su país hay miseria. Nos roban nuestras tierras, nuestras riquezas, exterminan o esclavizan nuestra gente, no hablan nuestras lenguas y pretenden que adoptemos la suya, prohiben nuestros dioses y pretenden que adoptemos el suyo, son delincuentes, asesinos, torturadores, son inmigración de baja calidad. ¿Qué tenemos en común con ellos? Nosotros y nuestros antepasados hemos nacido acá y habitamos estas tierras desde hace milenios y tenemos derecho a vivir aquí, ellos no porque son extranjeros. ¡Que se vayan estos europeos aventureros, conquistadores de tierras lejanas y apropiadores de lo ajeno!


Y, finalmente, un observador sagaz y mal pensado se podría preguntar ¿qué pasará en un par de años con la nueva inmigración que se atisba hoy en día por estos pagos; esos 1200 inmigrantes provenientes de España que según un diario español llegan cada mes huyendo de la crisis española (la mayoría de ellos, argentinos que vuelven); o esos quién sabe cuántos jóvenes latinoamericanos, europeos o estadounidenses que huyen de la crisis económica mundial y que se ven pulular en el norte de la ciudad, que vienen a estudiar en nuestras facultades o probar suerte con empleos transitorios en Argentina, si deciden quedarse a vivir para siempre? ¿Y esos chinos o coreanos que nos atienden en los supermercaditos de barrio? ¿Estaremos tomando nota de sus defectos para recriminárselos y pedirles entonces que se vayan de este país que está cansado de recibir tantos inmigrantes, quienes vienen a aprovecharse de nuestras ventajas a cambio e nada…? ¿O será momento de darnos cuenta que, a excepción de la invasión y conquista europea de hace cinco siglos, a corto y largo plazo, el saldo siempre es positivo?



19 de octubre de 2016

Un sacerdote jesuita pateó el tablero en una reunión de los empresarios más ricos.

El sacerdote jesuita, doctor en Ciencias Políticas y director del CIAS (Centro de Investigación y Acción Social) Rodrigo Zarazaga sacudió la conferencia de IDEA en Mar del Plata al enseñarles a sus espectadores qué significa ser pobre y, para peor, desmintió el mito del clientelismo en la propia cara de los empresarios. ¿Habrá servido de algo? Este humilde servidor público no lo sabe, pero igualmente presenta aquí las palabras del sacerdote en un par de videos, para que el estimado lector saque sus propias conclusiones. A modo de contextualización, reproducimos antes algunos comentarios de la prensa escrita:

Un sacerdote hizo enojar a los empresarios de IDEA
El jesuita Rodrigo Zarazaga criticó la visión de quienes sostienen que “los beneficiarios de planes sociales no quieren trabajar”. Advirtió sobre el crecimiento de la pobreza y la marginalidad.
"Yo no conozco a nadie que gane (un plan de) $880 por mes que no quiera trabajar si le ofrecen un trabajo en el que le van a pagar 15.000 pesos", dijo Zarazaga ante unos 500 empresarios que escuchaban el panel sobre "Integración social, puente para el desarrollo sustentable de la Argentina", en el 52 Coloquio de IDEA.
Mientras Zarazaga desarrollaba su exposición, algunos empresarios como Guillermo Dietrich, el padre del ministro de Transporte, se quejaban a sus compañeros de mesa: "Nosotros ponemos mucho dinero para tratar de reducir la pobreza con los impuestos que pagamos y no me gustó cómo nos trató este sacerdote", dijo a Infobae.
En la misma línea, un empresario de la construcción agregó: "No es justo que nos venga a criticar acá un sacerdote de la forma en que lo hizo. Nos vamos a quejar a las autoridades de IDEA en las próximas reuniones", confió a este medio.
Rodrigo Zarazaga enojó a gran parte del auditorio cuando explicó que "el valor de una cartera Louis Vuitton equivale a 300 meses de planes sociales; una corbata Hermes, para no hacer distinción de género, unos 200 meses".
Su discurso se endureció cuando manifestó que "estamos esperando la lluvia de inversiones, pero si llega, va a haber un sector que va a seguir en el desierto, por eso hay que invertir en planes de capacitación, porque si no, el tren de la reactivación va a arrancar pero con medio tren desenganchado". Y agregó: "La pobreza no es sólo un problema de ingreso, sino también de en dónde crecí; qué posibilidad de vivienda tengo; con qué posibilidad de educación, y de salud. Para eso están el Estado y ustedes, los empresarios, para ayudar".
Rodrigo Zarazaga ha trabajado en las villas bonaerenses. Trabajó durante años junto a sus pobladores mientras estaba en el seminario jesuita de San Miguel, luego estudió en Harvard, donde desarrolló su tesis –para su doctorado por la Universidad de Berkeley– sobre el clientelismo en el Conurbano; lleva varios años estudiando la particular lógica política que allí se pone en juego en la Argentina. Además, trabajó siete años en la Villa Mitre y otros barrios obreros de la zona.
Nota completa


Que esta gente no cambia de IDEA...
Otro intruso en el espectáculo fue el sacerdote jesuita Rodrigo Zarazaga. Es un académico prestigioso, especialista en políticas sociales que también “camina” el Conurbano. Posiblemente lo convocaron para darse un barniz de pluralismo. Zarazaga habló como siempre lo hace. A quienes aducen que la AUH es clientelar les explicó, pacientemente, que es un programa de ingresos transparente que reduce a casi nada las mediaciones políticas. Que la plata que va a los hogares se administra bien por lo general y es clave para que, por lo menos, los pobres coman.
A los que, nostálgicos de 1845, afirman que la AUH conspira contra la cultura del trabajo les dijo que ningún trabajador rechaza un trabajo con sueldo 15.000 pesos para mantener “un plan de 880”.
Zarazaga añadió que, desde hace años, urge mejorar el repertorio de políticas públicas: cloacas, vivienda, pavimento, transporte. Y que los principales responsables para conseguirlo son los que pagan impuestos.
La furia convulsionó la velada. Guillermo Dietrich, el papá del ministro de Transporte, pegó dos gritos, en público. José Aranda, alto integrante del Grupo Clarín y propietario rural (cuentan testigos presenciales) optó por el susurro imperativo en los oídos de los organizadores, propugnando que nunca más se invite al cura ni a nadie que piense como él. Pluralismo en acción.
Los otros aguafiestas son los números y porcentajes que describen el devenir de la economía real. Ya se va el año, es hora de ir pensando si el primer semestre de 2017 traerá inversiones de calidad, rebote del consumo, nuevos puestos de trabajo o más de lo mismo.
Nota completa



Veamos ahora al mismo sacerdote hablando en el Coloquio de IDEA.

La palabra del sacerdote sobre pobreza y pobres:





La palabra del sacerdote sobre clientelismo:




Otras basuras en oferta

DELIVERY BASURERO

DELIVERY BASURERO
Si querés que te avisemos cuando publicamos una nota, pedilo a basureronacional@gmail.com